A inicio de los ochenta, aprovechando los contactos personales del Dr. Franklin Pease, profesor del área de Historia de nuestra Universidad, con el Dr. Shozo Masuda, de la Universidad de Tokyo, se pudo establecer una primera vinculación con la Embajada del Japón en el Perú. El interés manifestado por el profesor Masuda de trabajar con nuestra Universidad. Se concretó en el contacto directo con la Japan Foundation para la realización de varios proyectos, entre ellos la publicación de una Historia del Japón, gestión que luego quedó en suspenso.

Aprovechando este interés de la Japan Foundation, el entonces Jefe del Departamento de Humanidades, Dr. Salomón Lerner Febres, profesor del área de Filosofía, concibió la idea de establecer un vínculo permanente con los medios académicos japoneses. Fruto de esta idea fue el convenio firmado con la Fundación Japón, que permitió la venida a nuestra Universidad de profesores japoneses que tenían interés de desarrollar o ampliar sus investigaciones sobre nuestra cultura y que, al mismo tiempo, estaban dispuestos a difundir aspectos de la cultura del Japón en nuestra Universidad.

actividades_int.gif (3532 bytes)

Luego de varios años de esta valiosa experiencia se pudo observar que el interés por el Japón y su cultura se había extendido considerablemente en nuestra institución. Esto abrió el camino a negociaciones de parte del Departamento de Humanidades para que las autoridades de la Universidad considerasen la conveniencia de establecer un Centro de Estudios Orientales, con especial énfasis en el Japón. 

Gracias al interés del Dr. José León Herrera, profesor del área de Filosofía, y especialista en Indología y Religiones Comparadas, se pudo inaugurar un programa de becas para nuestros docentes, dentro de los lineamientos de los planes de la Fundación Japón para difundir la cultura del Japón en el extranjero. El profesor León, gracias a una beca, estuvo en el Japón en 1982, investigando la transformación del Budismo en ese país. Otro profesor de nuestra Universidad, esta vez del área de Lingüística y Literatura, el Dr. Oscar Mavila Marquina, viajó también al Japón ese año para desempeñar la docencia de español en la Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka durante 2 años. Más tarde, el profesor Mavila regresó al Japón por dos años más. Durante su estancia en Japón y aprovechando que el entonces Rector de la Universidad, Dr. José Tola Pasquel fue invitado a la universidad, estableció un convenio de intercambio de profesores y estudiantes con la Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka, que sigue vigente hasta la fecha. 

Estos contactos personales reforzaron la vinculación académica de la Universidad tanto con la Fundación Japón, como con universidades japonesas, y con la misión diplomática del Japón en nuestro país. Además, varias destacadas personalidades de nuestra Universidad, entre ellas autoridades del más alto nivel, fueron invitados a visitar el Japón, aprovechando estos viajes para reforzar los vínculos con instituciones académicas japonesas. 

Para estimular este ambiente de mutua colaboración, el Jefe del Departamento de 

Humanidades, Dr. Salomón Lerner Febres, dispuso a partir de 1986 la organización de las llamadas Semanas Culturales del Japón, con el propósito de difundir más extensamente en la comunidad académica de nuestra Universidad los aspectos más saltantes de la cultura japonesa. 

Asimismo, el Dr. Salomón Lerner consideró apropiado proponer la creación de un Centro de Estudios Orientales, que fue aprobado por el Consejo Universitario, a propuesta del Departamento de Humanidades, en la sesión del 7 de octubre de 1987. 

De esta manera, la universidad intensificó sus actividades de difusión de la Cultura Oriental, especialmente en el área de los estudios japoneses. Para ello contó con la colaboración de la Fundación Japón, que siguió facilitando la venida de profesores japoneses a nuestra Universidad. Estos profesores dictaron cursos de su especialidad -historia, literatura, lingüística, filosofía, y arte- en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas. El Dr. León, por su parte, incorporó a sus temas habituales consagrados sobre todo a la filosofía de la India, los relacionados con el estudio de las religiones en el Japón. 

china.gif (28770 bytes)

El Centro de Estudios Orientales inició sus actividades, coincidiendo con la Tercera Semana Cultural del Japón, el 29 de noviembre de 1988. El local del Centro de Estudios Orientales, ubicado en el edificio del Departamento de Humanidades, fue construido con el valioso aporte de "The Commemorative Association for the Japan World Exposition 1970". En esta ocasión empezó también a funcionar la biblioteca del Centro de Estudios Orientales, con la base de los fondos bibliográficos. 

Además, está en permanente comunicación con varias instituciones de carácter cultural y social que difunden los varios aspectos de las culturas orientales en nuestro medio.